23 DÍAS DE DESCUENTO: -10% sobre todo el pedido o -5% extra si se alcanzan los Descuentos Progresivos. Más información
×

En 2021, todos los pedidos irán con regalo incluido.

Una pequeña lámina en la que se reproduce, de manera facsímil, una página célebre obtenida de las más importantes obras científicas en sus primeras ediciones.

Un libro diferente cada mes, en una suerte de coleccionable.
 
*No disponibles para la venta.

¿Quiere completar la colección?

 Pulse aquí

Números ya enviados

Número 1. Enero
PHILOSOPHIAE NATURALIS PRINCIPIA MATHEMATICA
Sir Isaac Newton
 
Publicada en 1687, es considerada, por muchos, como la obra científica más influyente de todos los tiempos. Un texto revolucionario que establece en términos matemáticos las tres leyes de Newton del movimiento, así como su teoría de la gravitación universal, gran paradigma de la física, hasta que Einstein la reformulara en su teoría de la relatividad general,
más de 200 años después.

La publicación fue supervisada por el astrónomo inglés Edmund Halley, financiada por la Royal Society y llevó tres años realizarla, un verdadero tour de force editorial que, a pesar de su pequeña tirada de 250 a 400 copias y la enorme complejidad de su contenido, otorgó a Newton una instantánea fama mundial.
 
Número 2. Febrero
ELEMENTA GEOMETRIAE
Euclides
 
Elementos de geometría de Euclides es el tratado matemático más influyente nunca publicado.Fue escrito alrededor del 300 a. C. en Alejandría.

La importancia del trabajo no radica tanto en su originalidad -gran parte del material proviene de otras fuentes-,como en la proeza de presentar dentro de un solo texto todo el conocimiento matemático griego de los tres siglos anteriores.

La geometría euclidiana ha sido la base de la enseñanza matemática durante más de 2000 años. El texto debe su supervivencia a su traducción del griego al árabe en el 800 d.C aproximadamente.

La página que reproducimos aquí, pertenece a la primera versión realizada con imprenta, Elementa Geometriae, de 1482. Fue el primer texto matemático impreso, y también uno de los primeros en presentar ilustraciones geométricas. Lo que supuso, además, un gran avance técnico en el Renacimiento.
 
Número 3. Marzo
CANON DE MEDICINA
Avicena

Considerado un hito en la historia de la medicina, Al-Qānūn fi al-Tibb, o el Canon de Medicina, fue escrito en 1025 por el erudito persa, Ibn Sīnā, Avicena en castellano. Ha sido fuente de referencia para la medicina, tanto del mundo islámico, como en las universidades europeas hasta el siglo XVIII.
 
En ella examina todo el conocimiento médico existente, pero también contiene importantes aportaciones originales de Avicena: fue el primero en señalar que la tuberculosis es contagiosa; que las enfermedades se pueden propagar a través del suelo y el agua; que las emociones de una persona pueden afectar a su estado de salud física; y que los nervios transmiten tanto el dolor, como las señales de contracción muscular.
 
Se tradujo por primera vez al latín en el siglo XII. Entre 1500 y 1674 fueron publicadas unas 60 ediciones de parte o la totalidad del «Canon».
 

Número 4. Abril.
DE REVOLUTIONIBUS ORBIUM COELESTIUM
Nicolás Copérnico

Traducido como Sobre las revoluciones de las esferas celestes, este innovador trabajo del astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543) fue publicado en Nuremberg justo antes de su muerte. Fue la más importante y controvertida publicación científica del siglo XVI. Influyó decisivamente en los estudios posteriores de Galileo o Newton, formando la base de la astronomía moderna.

Copérnico propuso un sistema heliocéntrico de movimiento planetario que situaba al Sol como el centro del universo, alrededor del cual giraban todos los demás planetas, incluida la Tierra. Esta visión desafiaba el vigente sistema geocéntrico de Ptolomeo, y fue recibido con gran controversia por filósofos, científicos y teólogos por igual.

Copérnico dedicó su libro al Papa Pablo III, pero 70 años después el Vaticano lo colocó en el Índice de libros prohibidos.

La página que hemos seleccionado pertenece a la segunda edición, realizada en Basilea en 1566, que era una copia exacta de la primera en términos de formato, tipografía y diseño, pero que añadía una xilografía ornamental en la portada, mucho más extravagante que la modesta portada de Nuremberg.